La Dirección General de Carreteras y Obras Hidráulicas e INTROMAC elaboran mapas de ruido en cuatro carreteras

La Dirección General de Carreteras y Obras Hidráulicas e INTROMAC elaboran mapas de ruido en cuatro carreteras
Mar
6

La Dirección General de Carreteras y Obras Hidráulicas de la Consejería de Fomento ha elaborado, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Rocas Ornamentales y Materiales de Construcción (INTROMAC), los Mapas Estratégicos de Ruido de carreteras, correspondientes a la 2ª fase. Estos mapas se elaboran en las carreteras extremeñas que superan un tráfico anual de 3.000.000 vehículos y que son titularidad del Gobierno de Extremadura.
Los Mapas Estratégicos de Ruido tienen por finalidad la evaluación global de la exposición actual a la contaminación acústica de una determinada carretera, de manera que se puedan hacer predicciones y adoptar planes de acción.
El cumplimiento de este requerimiento, dictado por la Unión Europea, conseguirá un ahorro significativo en nuestra región.

Según aclaran desde la Dirección General la planificación de una infraestructura, como una carretera, sin estudiar su impacto acústico “supone posteriormente implantar soluciones con costes muy elevados y que podrían haber sido muy inferiores si se hubiese realizado estos estudios”.

Las carreteras que han sido objeto de este amplio estudio han sido la EX-100, en la entrada a Badajoz desde Cáceres, la EX-107, une Badajoz y Olivenza, la EX-206, vía que une Don Benito y Villanueva de la Serena, y la EX-328, que conecta las localidades de Montijo y Puebla de la Calzada con la atutovía A-5.

HOMOGENEIDAD DE CRITERIOS

Los mapas de ruido son un elemento previsto por la Directiva Europea 2002/49/CE sobre Ruido Ambiental para disponer de información uniforme sobre los niveles de contaminación acústica en todos los puntos del territorio, aplicando criterios homogéneos de medición que permitan hacer comparables entre sí las magnitudes de ruido verificadas en cada lugar.

Por tipos de ruidos el tráfico rodado es, con una gran diferencia, el que más afecta a una mayor cantidad de personas -aproximadamente a un 30% de la población-, un nivel muy superior al de los trenes, la industria o el tráfico aéreo -estos ruidos sólo afectan a un 1% de los habitantes-.

Los documentos tendrán que revisarse cada cinco años desde su aprobación. Estos mapas han sido tramitados conforme a lo dispuesto en la Directiva Europea sobre evaluación y gestión del ruido ambiental y su posterior transposición al ordenamiento jurídico español por la Ley del Ruido y los Reglamentos que la desarrollan.

Top